¿Cómo abordas la vida?

Todos los seres humanos, aunque iguales, somos distintos. Cada quien tiene una manera específica de abordar la vida, de encaminarse hacia los sueños y de asumir los retos y situaciones que surgen en el devenir de los días.

La manera como lo hacemos determinará la facilidad y rapidez con la cual logremos avanzar  y por lo general todo parte de que podamos engranar las tres áreas o esferas que constituyen nuestro ser: Pensamiento, emoción y acción,  porque cuando dejamos por fuera algunos de estos elementos se produce un desequilibrio que puede interferir en la concreción de los sueños.

Cada uno de nosotros tiene un orden con el cual iniciamos el proceso de afrontar la situación o reto, un área donde nos conflictuamos y otra con la que avanzamos o salimos. En términos generales sería algo así como:

 

pensar sentir actuar

 

Hay quienes inician el proceso desde el pensar, son las personas que necesitan primero tener claras las ideas,  la estructura y desarrollar el conocimiento antes de poder ejecutar. Si entran en conflicto desde  la emoción, pueden permanecer mucho tiempo decidiendo si la información que poseen es suficiente, si la estructura es la adecuada o si la idea es la correcta porque no quieren equivocarse y sentir que fallan. En estos casos no es raro lo que se conoce como parálisis por análisis. Lo ideal es que puedan superar ese conflicto y pasar a la acción aunque no se sientan 100% conformes con el análisis aceptando que es lo suficientemente bueno como para implementarse y asumiendo que muy probablemente no será del agrado de todos y que aún así está bien.

En los casos que el conflicto se presente al actuar, es decir,  la persona define la idea, monta la estructura y actúa pero no obtiene los resultados deseados o no se dan las cosas como desea (a veces porque no ha transcurrido el tiempo suficiente para que suceda); entonces es necesario salir con la emoción, aprender a aceptar, a pausar para revisar, a verlo como una experiencia o  entender que siempre hay espacio para mejorar y no necesariamente abandonar.

Cuando la persona aborda desde el sentir, puede desarrollar un ¨enamoramiento¨ por la idea, o una necesidad de atender o servir de manera inmediata una situación. Si entra en conflicto con el pensamiento es porqué empieza a tomar conciencia de los aspectos prácticos del abordaje, por ejemplo,  una idea extraordinaria requiere por lo general de un esfuerzo extraordinario y constante y eso puede desmotivar. En este caso, lo mejor sería actuar, tomar una decisión y avanzar.

Si el conflicto se presenta al actuar,  por ejemplo,  me enamoré  del proyecto, me lancé y luego me di cuenta que no era lo que quería, el procesamiento intelectual es lo que permite revisar cómo darle forma a esa idea para hacerla viable o para descartarla de manera definitiva.

En los casos que el abordaje sea a través de la acción, la persona se lanza para alcanzar el reto, resolver el problema o emprender de manera inmediata. Si se genera conflicto con la emoción, comienza rápidamente a perder interés o a sentirse que no quiere seguir, lo más saludable es que recurra a la razón para evaluar la situación y poder avanzar bien sea continuar, reformular o abandonar.

Si el conflicto se presenta con el pensar, es decir, no prevemos lo que nos puede costar, el tiempo que puede requerir o el esfuerzo que representa, lo mejor es evaluar qué tanto nos apasiona la idea, proyecto  o situación para continuar.

En cualquiera de los casos todos tenemos un área que nos permite ¨desanclar¨ el proceso y avanzar.

Si no puedes determinar cuál tipo de estructura es la que predomina en ti, te sugiero revises cómo abordas los imprevistos, las contingencias o accidentes pues ahí es donde somos más auténticos. Por ejemplo, si ante un imprevisto tu primera reacción es  paralizarte, posiblemente no seas de quienes inician desde la acción.  Si por el contrario, te ¨lanzas¨ al ruedo pues ya sabes que la acción es tu punto de arranque.

También puede suceder que a veces actúes de una u otra manera dependiendo de la situación, evalúa si no estás ante un hecho de esos que disparan el instinto de supervivencia pues salvo en esos casos la mayoría responderemos de manera más o menos regular a las diferentes circunstancias.

Cuando trabajamos en equipo es importante que entendamos cuál es la estructura con la cual funcionan nuestros compañeros pues, una persona que opera desde la acción puede conectar con una persona que lo haga desde la emoción pero encontrar resistencia en quien lo hace desde el pensar y al final todos tienen mucho que aportar, solo hace falta coincidir y generar una alternativa que pueda servir para el logro de la meta común.

Por otro lado, un grupo de personas que aborden los problemas de la misma manera conformarían un equipo débil al no poder aportar otros ángulos que pueda darle diferentes significados y por tanto diferentes soluciones.

Requiere de pericia y experiencia conectar esa triada para que colabore y no obstruya la consecución de nuestros sueños y metas, así como para sanamente intervenir las situaciones que puedan presentarse.

Nuevamente es un tema de aprender a vivir con las diferencias, a reconocerlas y valorarlas.

En esencia todo se trata de avanzar…. y siempre hay una manera de hacerlo.

Anuncios

Un Asunto de Tiempo y Constancia… ¿Quien se anota?

 

¨La paciencia infinita produce  resultados inmediatos¨

Confucio

En el documental ¨I am not your gurú¨ realizado sobre Anthony Robbins y su programa ¨Date with Destiny¨ él le dice  a un joven con un problema de depresión ¨… la mayoría de las personas sobreestiman lo que pueden hacer  en un año y minimizan lo que pueden hacer en dos o tres décadas¨.

Cuán cierto es esto, que difícil resulta entenderlo y cuan devastadores son los resultados de pensar así, sobreestimando el corto plazo y desestimando el valor del tiempo en los procesos.

El carácter inmediatista, y la necesidad de ver resultados instantáneos,  aunado a la  falta de constancia, de disciplina y paciencia  de sembrar para luego cosechar es lo que termina dando al trasto muchas buenas iniciativas y proyectos con la consecuente frustración que acarrea.

Y no es algo que vea sólo en jóvenes, que en cualquier caso están en un proceso de crecimiento, sino y principalmente en muchos adultos que no terminan de entender porqué no alcanzan resultados en alguna o varias áreas de su vida.  Les gana la ansiedad, la impaciencia como quien siembra hoy una semilla y a la semana espera tener frutos, y lo que es peor, desentierran la semilla para ver si ha germinado.

Lo  más triste es que saben que  esa actitud  no les ha dado resultado _ y no los dará_  pero persisten en realizar lo mismo una y otra vez.

Confunden constancia y  perseverancia con  terquedad. Constancia y perseverancia tiene que ver con seguir un camino que conduce a una meta, independientemente de los obstáculos que se presenten, sabiendo rodearlos, adaptarse para seguir. Terquedad es querer obtener resultados haciendo lo mismo una y otra vez sin realizar ningún cambio real en el proceso pensando que de tanto insistir en lo mismo (haciendo exactamente lo mismo una y otra vez) van a tener un resultado diferente. Me recuerdan a las tortugas que  al llegar a una pared insisten en avanzar  y ahí pueden estar mucho tiempo hasta que alguien llega y las voltea.exito-suerte

Como bien dice el dicho ¨si el plan no te lleva a la meta, cambia el plan no la meta¨ pero de nada sirve si, adicional a esto queremos que el plan tenga resultados gigantes en un plazo mínimo. Eso del esfuerzo en el tiempo parece que no es atractivo.

Ponemos expectativas muy  altas pero no estamos dispuestos a realizar el trabajo consciente y continuado para alcanzarlas, lo que me lleva a considerar que quizás, lo que se dice desear no es tan apetecible o no responde a  un verdadero interés y por ello, eventualmente, no logra conectar con la pasión necesaria para ejecutarlas. Porque si hay algo que es cierto es que la pasión es una energía movilizadora, enfocada y que conecta con la fe, por eso es tan poderosa.

No es de extrañar entonces que cuando no existe esa pasión con la constancia y paciencia necesaria para lograr resultados,   se presente la decepción y eventualmente no solo se abandona la iniciativa  o proyecto sino además  surge la desesperanza y con ello la renuncia y renuencia a todo tipo de accionar que los pueda sacar de esa situación.

Es así que vemos como  personas talentosas, capaces y muy competentes pierden oportunidades por no saber construir con paciencia y constancia sus metas. Bien cierto es que quien más lejos llega,  no es quien es más inteligente, tampoco el que sabe más, sino el que tiene la disciplina, el empuje y el valor de avanzar y adaptarse, el que sabe perseguir y construir sus sueños.

Carlos Fraga (http://blog.carlosfraga.com.ve) indica en diferentes charlas y escritos  algo que para mi tiene total repercusión ¨Lo verdaderamente importante de la vida lleva tres elementos: en algún momento duele, lleva dificultad y tiene proceso.¨  y  yo agrego que ese proceso lleva pasos, toma tiempo y tiene un método.

Entender eso es clave para no desistir y, especialmente, para no desmotivarse cuando las cosas no parecen funcionar, pero también para entender que el camino a la meta puede ser muy distinto al que inicialmente pensamos y quizás toque tomar otro sendero diferente.

El enfoque (intención, atención), la adaptación, la flexibilidad, la disciplina, la constancia  y la pasión logran todo… pero a su tiempo.

La recompensa merece el esfuerzo…

 

¿Estoy en una relación de pareja?

Si tengo una pareja entonces obviamente estoy en una relación, ¿o no?

Pues  todo dependerá de cómo  cada quien define pareja  y  relación, pero, desde mi perspectiva estar con alguien y tener sexo no nos convierte en su pareja, y por tanto, no define una relación de este tipo.

Recientemente  pude escuchar  una conferencia virtual  del Dr. Diego Castrillon denominada  Fundamentos para una relación de pareja exitosa,  donde se definían once  aspectos que deberían estar presentes en una relación de este tipo.

Estos fundamentos son:  amor, confianza, ternura, amistad, proyecto de vida conjunto, respeto, sexualidad, comunicación, resolución de problemas, manejo de la familia y amigos y  equilibrio. (ver artículo de Walter Riso sobre cada uno de estos elementos en el siguiente link: http://www.elartedesabervivir.com/programas-especiales/aprendiendo-de-mi/11-cosas-que-permiten-que-mi-relacion-de-pareja-sea-exitosa)

Y analizaba cada uno de estos elementos de acuerdo a una serie de preguntas que debemos hacernos cuando creemos estar en una relación, por ejemplo: ¿amas y eres amado?, ¿estás dispuesto a seguir invirtiendo en esa relación?, ¿tu pareja es la persona en  quien más confías?, ¿mi pareja conoce mis secretos y yo conozco los suyos?,  ¿mi pareja jamás usaría la información que sabe de mi para hacerme daño y yo tampoco a ella?, ¿el trato que me dan y que doy es amable, servicial, atento?, ¿hay expresiones de cariño: besos, abrazos?, ¿compartimos los mismos valores y principios?, ¿mi pareja es mi mejor amigo/a?, ¿tenemos acuerdos, reglas de juego, compromisos claros y definidos?, ¿tenemos algo que es de los dos, no incluye a otros familiares o amigos?, ¿tenemos un plan/proyecto de vida en común?, ¿hay respeto, tolerancia en la comunicación diaria?, ¿podemos estar en desacuerdo y lo aceptamos con respeto y tolerancia?, ¿me toman y tomo en cuenta a mi pareja para las decisiones?, ¿existe una relación sexual placentera?, ¿hay intimidad en la relación sexual?,  ¿deseo y soy deseado/a?, ¿nuestra comunicación esta libre de bulas, descalificaciones o agravios independientemente de si estamos o no de acuerdo?, ¿resolvemos nuestros problemas de manera real y definitiva sin acumular resentimientos o tristezas?, ¿en las discusiones nos centramos en el problema presente y no traemos del pasado asuntos que se suponen ya superados?, ¿hay límites sanos en nuestra relación: nuestros familiares y amigos no interfieren en nuestra relación?, ¿hay asuntos de pareja que son solo de la pareja y no trascienden fuera de ella?, ¿nuestra relación es equilibrada así no sea equitativa?, ¿hay claridad respecto a quien aporta qué y cómo y se respetan esos aportes acordados?

El conferencista nos va paseando así por diferentes cuestionamientos que si bien parecen en algunos casos difíciles de alcanzar, son importante trabajarlos para gozar de una relación sana y positiva que pueda no solo perdurar en el tiempo, sino garantizar que cada uno de los miembros de la relación crezca, se exprese y disfrute de su vida tanto individual como en la convivencia de pareja.

Ahora bien, una vez que hemos revisado la relación a la luz de estos componentes podemos llegar a dos conclusiones:

  • Existe una relación de pareja, con sus dificultades y oportunidades de mejora
  • No existe una relación de pareja

old-people-616718_1920

En el primero de los casos, haber determinado las dificultades y oportunidades de mejora abre un espacio para trabajar en la relación. Esto significa que los miembros de la pareja coinciden en que esos aspectos ameritan una revisión y están dispuestos a abordarlo. Por tanto la evaluación debe realizarla cada miembro de manera individual y luego contrastarla para empezar a gestionar las mejoras o resoluciones a desarrollar.

Dependiendo de la brecha existente entre lo que debería ser  y lo que es, el abordaje puede realizarse mediante una sana corrección de los asuntos por la misma pareja o requerir el apoyo de un coach – si es una relación sana que solo requiere enfoque y engranaje – o un terapeuta si el tema amerita un tratamiento específico.

Ciertamente en ningún caso es fácil realizar este análisis porque la emocionalidad, los juicios y las expectativas de cada miembro de la pareja, sobre el otro y sobre la relación es algo que está presente durante el proceso y que normalmente  tuvo su inicio durante las primeras etapas de la relación donde por lo general  evitamos esos temas, bien porque no los vemos, bien porque no queremos verlos ni atenderlos en la esperanza de que se resuelvan solos con el transcurrir del tiempo.

Cierto es que lo que se acumula termina por generar frustración y con ello viene la apatía y la agresión, así que tomarse el tiempo para revisar y reflexionar sobre la relación y lo que cada parte percibe de ella es esencial para alcanzar resultados positivos en el tiempo.

Pero, ¿qué sucede si no existe la relación?, esto es, después de hacer el  análisis llegamos a la conclusión de que sólo una de las partes está interesada en mantener la pareja o, de hecho ninguna lo está.

La respuesta obvia sería separarse, pero no siempre sucede así.

Este proceso de entender que no existe una relación puede tomar tiempo y ser demasiado doloroso para enfrentarlo, sin embargo es inevitable. Cuando uno de los involucrados deja de estar, la separación  sucede y apegarse a lo que debió ser o a lo que era solo posterga el sufrimiento para ambos.

Es tiempo de poner en una balanza cuanto de vida estas dispuesto a invertir en algo que no te genera bienestar y entender que no es algo temporal, cuando se acaba una relación  no hay vuelta atrás y esperar a que las cosas cambien,  o creer que puedes ser el único que ama y estar bien o, por el contrario que puedes vivir siendo amado sin amar, no funciona.

En cualquier caso, permanecer juntos no hace una relación y ciertamente tampoco hace personas felices ni plenas.

Trabajar en lo que te ata a una inexistente relación es algo que no solo es esencial para avanzar, sino también para salvaguardar tu autoestima, tu vida y tus valores.

Como en todo,  la decisión siempre es personal. Elegir el sufrimiento es también una opción, pero también puedes elegir tomar las riendas de tu vida y vivir sin esa persona que ya no amas o no te ama.

¿Qué necesitas para tomar esa decisión?, ¿qué más tiene que suceder para que pierdas el miedo y optes por ti?, ¿qué es lo que no puedes aceptar, a que no puedes renunciar  que te mantiene estancando/a?,    ¿qué crees tú que llena esa situación en tu vida?, ¿Qué sucederá cuando ya no tengas ese apego o necesidad de permanecer en esa situación?, ¿Cómo te sentirás sabiendo que no necesitas vivir una  relación que no es tal?, ¿Quién serás sin ese apego o necesidad?  Busca ayuda si lo requieres pero no eternices lo inevitable porque la vida, al menos en este plano, si tiene un límite.

Hablemos de Suicidio

sunrise-1178921_1280Si, entiendo que no es un tema del cual se habla comúnmente,  y por lo general surge sólo en momentos donde alguien conocido optó por esta decisión.

Comencemos por aclarar que no soy médico, ni psicólogo, por tanto no puedo analizar las implicaciones médicas/psicológicas de las personas suicidas, soy, eso sí, una persona que conoce bien lo que se vive cuando un ser querido decide abandonar su vida de esta manera. Mi padre tomó esa decisión en el año 2000 y bajo unas circunstancias de depresión que hacían previsible esa situación.

Sin embargo muchas veces el suicidio se presenta en personas que, en apariencia, no tendrían razones para ello. Me comentaba una amiga, respecto al hijo de otra amiga ¨No lo entiendo, era un muchacho que estaba bien, no tenía ninguna enfermedad, no parecía tener problemas ni en su trabajo ni con su novia, ¿por qué lo hizo?¨

No siempre quienes se suicidan dejan notas donde expresen qué los motivó a consumar esa acción,   y eso  deja abierta a interpretación personal  el porqué de la decisión.  Es una situación difícil para la familia, en particular por los ¨análisis¨ malsanos de algunas personas que hacen del proceso, de por si doloroso que es la muerte, un estigma.

Para mí, el suicidio es una forma de morir, como lo es la muerte natural, por enfermedades físicas, accidentes, asesinatos. La diferencia, quizá, es que en apariencia es una decisión personal.

Pero, ¿puede una persona,  cuya mente no está clara,  tomar decisiones?, ¿es dueño de su mente cuando lo hace? ¿Es entonces una decisión personal?, ¿qué sucede con las personas que se matan lentamente, con una adicción por ejemplo,  pero mueren por una falla orgánica? ¿Cuál es la diferencia?

depresion no juzgarUn suicida también es una persona que padece una enfermedad, sólo que no es visible siempre, y a pesar de ello, se espera de la familia que lo sepan y actúen para prevenirlo.

No siempre es fácil determinar cuándo una persona está por cometer suicidio. Quizás para los psicólogos y psiquiatras si, pero para el común de las personas  lo más probable es que se  confunda una depresión con una tristeza, ansiedad o angustia  y eso suele verse como normal, aunque tampoco lo sea. Una tristeza, apatía, ira,  ansiedad o angustia que perdura en el tiempo es un síntoma a tratar, y acá el otro asunto, buscar el tratamiento depende de la persona y acudir a un psiquiatra o psicólogo suele ser algo vergonzoso para muchos, por lo que se inhiben de hacerlo creyendo que pueden manejarlo hasta que se dan cuenta que no, y a veces es tarde para actuar.

Es como que un diabético diga, bueno no voy a  ver al médico porque no quiero tomar insulina mientras pueda controlarlo solo. No se puede.  Y al igual que el cáncer,  es importante actuar lo más pronto posible.

Por otro lado es común escuchar, ¨Quienes dicen que se van a suicidar no lo hacen¨,  eso es mentira. Si lo hacen.  Es importante prestar atención pues si bien es cierto que en algunos casos puede ser producto de un momento, el solo hecho de que lo exprese indica que lo ha pensado como opción (lo que llaman ideación suicida). En cualquier caso, si es manipulación también es un asunto para el psicólogo o psiquiatra.

Es posible que el potencial suicida diga cosas como  que la vida no tiene sentido, que está aburrido, se muestre permanentemente negativo, apático o iracundo, en extremo callado, se aleje de las personas o cosas que antes disfrutaba, son algunos de los aspectos visibles,  pero no determinantes. Buscar ayuda especializada siempre es la mejor opción en cualquiera de esos casos.

También es muy frecuente escuchar, no entiendo a la gente que se suicida, salvo claro que tenga una enfermedad incurable o algo así. Bien, las enfermedades mentales son
espantosas  y lamentablemente no hay tratamientos efectivos para todos – en ocasiones son incurables y un verdadero infierno para quienes las padecen.  Entonces quizás si se entienda a la gente que se suicida, lo que no entiende es el dolor que los lleva a eso.

Otro aspecto con el cual deben lidiar las familias de los suicidas es el tema religioso.

Respeto profundamente las convicciones y religiones de los demás. Entiendo que para muchas de ellas el suicidio sea un pecado, sin embargo, para mi, si Dios no quiere que algo suceda, por más que la persona lo intente no lo logrará. En ese sentido recuerdo las palabras de un sacerdote católico que acudió al sepelio de mi padre y me dijo ¨nada escapa a las manos de Dios, si Dios no lo hubiera querido no lo hubiera permitido¨.

Por otra parte, para una persona que cree que el alma de un suicida está condenada, es muy duro vivir con eso.

En mi caso, no creo que el alma de un suicida esté condenada, ni atrapada o algo por el estilo. Tampoco creo que un alma involucione producto de un suicidio. Lo que aprenda en esta vida no lo va a perder, pero lo que no haya aprendido lo deberá vivir otra vez y, por tanto, es previsible que en  una próxima vida le toque lidiar  nuevamente el infierno que lo llevó al suicidio en ésta. Repetir la experiencia desde cero para poder trascenderla no es para nada algo que a mí me gustaría, pero se que este tipo de razonamiento solo cabe en una mente capaz de analizar pros y contras de una situación.

chica almaDe acuerdo al libro de Brian y Ami E. Weiss, ¨Los  Milagros Existen – El poder sanador de los recuerdos de vidas anteriores¨:

¨No podemos hacer daño al alma. Después de un suicidio satisfactorio, la conciencia se despierta en
el otro lado sólo para descubrir que está intacta y debe regresar a este plano terrenal para afrontar y asimilar las mismas lecciones de las que intentó escapar. ¨Entonces, no era la solución¨, razona. ¨Debía haberme quedado, tenía que haber tomado otra decisión¨. Con frecuencia se verá frente a  circunstancias  similares a las que acaso propiciaron de entrada la decisión, y habrá de encontrar otro modo de enfrentarse a ellas sin dañar el cuerpo físico, el gran regalo que procura al alma tantas oportunidades para evolucionar y crecer. Hay que aprender las lecciones con independencia de las vidas que hagan falta.¨

La vida es un regalo ciertamente, pero una vida llena de dolor es algo que no todos son capaces de manejar, y menos por si mismos.

Creo firmemente que un suicida preferiría otra opción, y  que de creer que tiene alternativa  de una mejor situación no lo haría,  pero eso es algo que tienen que descubrir como lo hizo Eckhart Tolle (https://www.eckharttolle.com/)  y Byron Katie  (http://thework.com/sites/thework/espanol/), por ejemplo,  quienes desde ese punto de quiebre,  lograron crear toda una filosofía de ayuda que tiene la ventaja de nacer de quien conoce al  monstruo por dentro.

Si estas considerando el suicidio  por favor busca ayuda, física, mental, espiritual, emocional, la que sea, con la que te sientas mejor. No creas que puedes manejarlo solo, por más fuerte que seas, recuerda que es tu vida la que está en juego y si estas en este plano es para superar esto, para avanzar. Si se puede. No es fácil, pero se logra. Dale a la vida, a esta vida, una oportunidad más. Busca personas que han pasado por tu misma situación y han logrado salir adelante.  No se tus circunstancias, pero entiendo tu dolor. Lo primero es aceptar que necesitas ayuda. Siempre hay un propósito para la vida, encuentra el tuyo.  Tu vida es valiosa, tu eres valioso y haces falta.

En caso de que tengas un familiar o amigo que percibas con tendencias suicidas, también busca ayuda. No importa que tan bien intencionado seas, no estamos preparados para lidiar con un problema de esta magnitud.  El suicidio se puede prevenir siempre que la persona esté dispuesta a superar la emoción que lo ha llevado a considerarlo, pero esa ayuda debe ser de quien conoce cómo hacerlo.

Si has vivido, como yo, la experiencia de un suicidio de un ser querido, entiende que no hay nada que hayas podido hacer para evitarlo. Quien está determinado a cometer suicidio por lo general lo hace.  Tampoco se relaciona con nada que hayas hecho, no tiene que ver contigo.

Ante el suicidio solo queda aceptar, aprender y seguir. Tanto para quien se va, como para quien se queda.

¡Deja de Pedir! Crea, Siente, Actúa

Cuentan que construyeron la vía férrea de los Alpes entre Viena y Venecia antes de que existiera un tren que pudiera realizar el trayecto, aún así lo construyeron, porque sabían que algún día llegaría el tren.   Frase de la película Bajo el Sol de Toscana

Me encanta esta frase, siempre que la escucho o la leo me recuerda que para que algo suceda y se manifieste en nuestras vidas lo primero es ponerlo en la mente e inmediatamente trabajar en ello.

No es la única película que nos habla de esto y de seguro no será la última. En ¨Campo de los Sueños (Field of Dream)¨ al protagonista le dicen Si lo construyes el vendrá…  y así fue.

Pareciera que para alcanzar los sueños existen dos condiciones esenciales: 1) Creer que el sueño es una realidad y que solo es cuestión de tiempo ver que se concreta,  2) Actuar desde esa creencia para construir el escenario donde el sueño se  hará realidad.

Este pensamiento y forma de actuar no es nueva. De acuerdo a Gregg Braden en su libro El efecto Isaias, los Esenios, pueblo que vivió a mediados del siglo II antes de Cristo, tenían una forma particular de orar En las palabras de su tiempo, las tradiciones antiguas, como las de los Esenios, nos recuerdan que cada oración ya ha sido contestada. Cualquier resultado que podamos imaginar, y cada posibilidad que seamos capaces de concebir, es un aspecto de la creación que ya ha sido creado y existe en el presente como un estado “dormido” de posibilidad.

creative-948026_1920

De igual manera los indígenas nativos americanos, según lo describe el mismo Braden (http://www.leydeatraccionhoy.com/2014/02/gregg-braden-la-forma-correcta-de-orar.html), nunca piden porque eso significa que eso que se quiere no existe y por tanto no lo obtendrían, ellos aceptan que existe y se enfocan en sentirlo, es decir, lo experimentan como si ya estuviera presente.

Hace unos años atrás se hizo muy popular la denominada ¨Ley de Atracción¨, en películas como ¨El Secreto¨ y los libros de  Esther Hicks con canalizaciones  y enseñanzas de Abraham, cuyo enfoque es igualmente aprender a conectar con lo que se quiere de manera total, sin dudas y dejar al universo que se encargue del resultado.

Pero ¿qué dice la ciencia al respecto? La cuántica, en particular la física cuántica, plantea nuevos paradigmas en la forma como opera el mundo. De acuerdo con Weber  Todo lo material es también mental y todo lo mental es también el material, pero hay muchos niveles infinitamente más sutiles de la materia que nosotros conocemos.

Entonces, si lo mental es material y lo material mental ¿creamos la realidad material en el plano mental?

Quizá sea momento de probar y simplemente comenzar a construir lo que soñamos, lo que visualizamos, lo que anhelamos. Dejar de pedir y comenzar a crear desde nuestra mente, nuestra alma, nuestro sentir, y actuar como si ya lo tuviésemos abriendo el espacio para su manifestación.

 

 

 

 

Desvelados y conectados

image

Hoy un amigo me comentaba que próximamente publicará un libro de poesía  fraguado a la luz de desvelos, porque la poesía es así, inspirada, desvelada.

Me pareció muy interesante porque justamente la palabra desvelo tiene como significado quitar el velo, pero ¿cuál velo? al parecer el que nos separa del mundo espiritual y que por tanto nos permite entrar en contacto con el espíritu, es decir, inspirarnos.

En palabras del poeta Rumi:

La brisa de la mañana guarda secretos para ti
No te vayas a dormir.
Debes pedir lo que realmente quieres
No te vayas a dormir.
La gente va y viene a través del umbral
Donde los dos mundos se tocan
No te vayas a dormir

¿Pero acaso el desvelo es algo sólo de poetas y místicos?

De acuerdo a Robin Sharma, autor de ¨El Monje que vendió su Ferrari¨ y ¨Éxito. Una guía extraordinaria¨ entre otros libros, madrugar es una disciplina común de las personas exitosas: empresarios, actores, escritores, deportistas, líderes mundiales, todos empiezan su jornada muy temprano y muchos de ellos prefieren trabajar durante la noche.

Sharma refiere que todos deberíamos empezar el día dedicando la primera hora a actividades que alimenten la mente y  el alma: visualizar, meditar, hacer ejercicio, leer cualquier cosa que nos proporcione guía, dirección, enfoque.

Por supuesto, para aprovechar esa hora sagrada es esencial que exista un plan de vida, una pasión, un  algo que alcanzar.

El silencio de la noche, cuando lo usamos para crear y conectar con nuestros sueños, constituye el mejor aliado para manifestar, pero, si nuestra vida no tiene un norte claro, si el desvelo es un insomnio interminable, solo manifestaremos la pesadilla de una vida llena de lo que no deseamos.

Dejar de escuchar la voz del ego, esa que limita, impide, asusta, entristece, para comenzar a escuchar la voz del espíritu, y así correr el velo que no nos permite vivir,  es una tarea que requiere entrega, confianza, voluntad y valor.

 

¿Cómo hacerlo? mata la mente, haz lo que sea que ayude a que el silencio llegue a tí: limpia la casa, lee un libro, reza, ejercítate, escribe… la creatividad es el regalo de los dioses que se obtiene cuando los mundos se cruzan y podemos ir y venir a través del umbral, entonces logramos manifestar lo que dormidos no podemos ni soñar.

Aceptar, Fluir, Resignificar

ball-443852_1920Vivo en un país en crisis. Un país donde la incertidumbre es una constante y la planificación – en cualquier área de la vida – es un reto.

Reconozco que quizás por mi profesión no me resulta tan penosa la tarea de vivir acá, como se que  lo es para muchas personas y, entre otras razones, entiendo que se debe a la forma de abordar los problemas e imprevistos del día a día, sin que esto signifique que no me afecte en lo absoluto o no me duelan, simplemente es una decisión de donde enfocar la atención, la energía y la acción.

Creo fervientemente en la energía. Se que no es posible cambiar algo si no cambiamos primero la energía que ponemos en el asunto, y para cambiar esta energía a mi me funciona seguir tres pasos:

  1. Aceptar.
  2. Fluir.
  3. Resignificar

Aceptar

Esto implica entender que las cosas son como son, no como yo quiero que sean, no como me gustarían. Esto no es resignación, muy por el contrario, es abordar el problema entendiendo que está ahí, que tiene unos alcances, una dimensión, unas características. Cuando puedo definirlo, entonces puedo ver como lo intercepto para que funcione para mi o al menos, para minimizar su impacto.

Esperar que la situación sea algo que no es solo trae frustración, y la frustración genera apatía o ira (interna y externa) y ninguna de esas emociones me resultan interesantes ni positivas para mi vida, y definitivamente ninguna de estas emociones me permiten avanzar en mis metas o alcanzar mis sueños.

¿la relación se acabó? ¿te quedaste sin empleo? ¿no te alcanza el dinero? ¿no tienes una vida familiar satisfactoria? ¿no te gusta tu trabajo? lo que sea, es una situación, no una vida, acéptalo y evalúa como avanzar desde ahí.

Fluir

Cuando dejo de luchar con lo que es,  acepto la situación, por dura, difícil o dolorosa que sea,  entonces me permito fluir.

La fluidez es un estado donde los retos y las capacidades para abordarlos están alineados, logran alcanzar un punto de equilibrio.

Al haber aceptado la situación, analizarla y desestructurarla, la confronto con mis capacidades. ¿Qué puedo hacer en esta situación con mis recursos actuales?

A veces tardo un poco en encontrar esos recursos y obviamente, mientras eso sucede, entró en una fase de ansiedad, la cual evito que me arrastre  enfocándome en lo que puedo hacer en ese marco de situación, observando como se desarrolla y lo que sucede en el proceso para luego aprovechar adecuadamente el mejor curso de acción y simplemente fluir en él.

Resignificar

Lo que yo pienso de la situación es eso, una forma de verla, no es la verdad. Que los demás vean la situación de una manera no la hace una verdad, solo le da una validez teórica que puede no servir en absoluto para mi.

Resignificar la situación es poder abordarla desde diferentes perspectivas, lo que facilita mucho el encontrar recursos para intervenirla y gestionarla.

Para resignificar la situación hay que cuestionar la creencia respecto a la situación. No hay otra manera. Eso significa aceptar que quizás esté equivocada en mi aproximación al problema. Puede que me falten datos, conocimiento o simplemente mi visión esté prejuiciada o nublada por mi deseo, expectativa o miedo.

Cuando logramos dar un nuevo significado a lo que sucede por lo general se abren opciones que antes no se nos hubieran ocurrido.

Recientemente tuve una conversación con una amiga que al igual que muchas personas está afectada por la crisis socioeconómica y política del país, y le pregunté, entonces ¿vas a esperar que la situación del país cambie para empezar a vivir? la semana pasada la vi y me encantó constatar que al lograr resignificar lo que es importante para ella, ahora está viviendo, poco a poco, como ella quiere, pensando en metas más elevadas y cuidando de ella, como se merece… ¡y se merece lo mejor!

Verla tan bien me motivó a mi a revisar una situación en particular en mi vida… y me hice la misma pregunta .. ¿vas a esperar que esta situación personal cambie para vivir lo que mereces vivir?… ahora estoy trabajando en el resultado que deseo y en camino a lograrlo.

Si bien es cierto que el primer enfoque de esta entrada está orientado a la situación país, estos tres pasos me han funcionado para todo en mi vida.

No es un don como algunas personas creen  – es que yo no puedo ser como tú – me dicen, les aseguro que es una decisión y no siempre es simple ni fácil, pero intentarlo no cuesta nada y ¿quien sabe? quizás a ti también te funcione.