Depresión, la noche oscura del alma

Depresión, según la Real Academía de la Lengua Española,  ¨Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas, a veces con trastornos neurovegetativos¨.   Para  quienes la vivimos, bien sea de manera personal o a través de familiares, amigos o personas muy cercanas, una de las peores enfermedades posibles.

Dicen que la depresión no duele, que todo está en la mente, sin embargo, y de forma muy clara, mi padre decía que le dolía, era un dolor no localizado, un dolor que iba de la opresión en el pecho, a cefaleas terribles, pero esa solo era la parte física, el mayor dolor no podía siquiera imaginarse, un dolor que lo llevó a no querer continuar en este plano, y así fue.

Muchas personas me dicen ¨estoy deprimida¨, sin embargo, cuan distante está una tristeza o angustia pasajera de la depresión. Aún así, la tristeza, la apatía, la irritabilidad, la angustia, cuando es constante,  debe vigilarse porque si dejamos que avancen podemos encontrarnos un día con un verdadero problema, un hueco del cual cuesta mucho trabajo salir.

¿Por qué se deprimen las personas? En mi caso, y el de mi familia, es un problema químico, un desbalance según dicen los especialistas.  Se sabe también que la depresión puede ser ocasionada por estress, enfermedades físicas, ambiente  entre otros muchos factores predisponentes y desencadenantes.

Fuera del campo médico, existen infinidad de posibles explicaciones para la depresión: mala programación mental,  inadecuada alimentación,  karma, brujería  por nombrar solo algunas.

En los últimos tiempos, estudios en neurobiología, neuroendocrinología, han ido acercando dos temas esenciales: la química de la depresión y la posibilidad de alterarla mediante el control de los pensamientos y emociones.

La neuroplasticidad del cerebro, esto es, la posibilidad de crear nuevas redes neuronales conllevan a pensar que, realizando un adecuado control de los pensamientos y, por ende, de las emociones, se pudiera construir un nuevo camino entre las neuronas,  produciendo el cambio en la química cerebral y, con ello, eliminando la depresión.

Es obvio que esto no sería inmediato y, por ende, es necesario que la persona esté dispuesta a emprender un largo camino con constancia y fortaleza para alcanzar el cambio deseado.

Es posible lograrlo? Pues no lo sé, pero si sé que vale la pena iniciarlo. Yo empecé hace ya bastante tiempo y aún estoy en el camino. Cómo me ha ido? Considero que muy bien, sigo mi lucha con los pensamientos y las emociones negativas, ocasionalmente tengo mis momentos de oscuridad y hago todo lo que esté a mi alcance para que sean cada vez menos y más cortos, pero en términos generales me siento mejor conmigo y eso es lo más importante.

Cuanto me falta? no tengo previsto un tiempo para ello, pero estoy dispuesta a continuar y, confío en estar cada vez mejor. Momentos tristes, situaciones dificiles, se que estarán ahi;  el día a día con sus presiones y el estress, también, pero mientras pueda cuidar mi mente estaré bien.

Cuide su  mente… no importa cómo, o qué haga, pero cuídela!!… si siente que no puede, si cree que no lo va a lograr, busque un especialista, deje el miedo al estigma, supere la predisposición, no haga caso de quien le dice que es cobardía, que usted es negativo y punto, la ignorancia de otros  no puede ser más importante que su salud…  valore la vida…

Se que cuando  una persona que se encuentra en una situación de depresión avanzada, le resulta muy dificil, por no decir imposible, cambiar sus pensamientos,  y es acá donde la presencia de un psiquiatra especialista es no solo prioritario sino vital. El tratamiento con los medicamentos adecuados, en las dosis correcta, es lo que permitirá a la persona en problemas crear el equilibrio interno necesario para enfrentar, entonces sí, un proceso de reajuste emocional y del pensamiento.

La Depresión es una enfermedad, trátela como tal!… Descuidaría usted su tensión, o la diábetes? si padece de cáncer se negaría al tratamiento? no? Entonces, porqué hacerlo con la depresión? esta enfermedad es tan letal como cualquier otra,  piense en ella como el cáncer del alma y, por lo que más quiera, no la minimice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s