Los Retos de la Amistad

¨Algunos creen que para ser amigos basta con querer,

como si para estar sano bastara con desear la salud.”

Aristóteles

Ayer fue el día del amor y la amistad, y si bien es cierto que  la mayoría de la gente lo celebra esencialmente en pareja, porque de hecho la historia de San Valentin refiere este tipo de relación, es bueno reflexionar un poco sobre lo que es la amistad y lo que representa.

En nuestra vida cotidiana vivimos rodeados de personas, compañeros de trabajo o estudios, vecinos, conocidos, con quienes  por lo general mantenemos un trato amable, respetuoso, posiblemente servicial,  pero nunca cercano o íntimo, eso lo dejamos para quienes consideramos amigos.

Un amigo es ese ser con quienes logramos una conexión distinta. Es la persona a quien le mostramos cómo somos,  sin las caretas habituales con las cuáles nos vestimos cada día para representar los diferentes roles que cumplimos, a quien le manifestamos aquello que a veces nos cuesta trabajo reconocer y que normalmente no haríamos ante nadie más, y sobre todo, de quienes esperamos la mayor lealtad y consecuencia.

Ser un buen amigo no es tarea fácil pero el esfuerzo que se invierte en mantener una buena amistad realmente es poco cuando lo comparamos con la satisfacción y la seguridad de contar con una persona a tu lado que puede aceptarte aunque no te entienda, apoyarte aunque no siempre esté de acuerdo con lo que haces, defenderte incluso de tí mismo, acompañarte aun no estando presente, respetarte en tus decisiones aún en contra de los consejos que pueda brindarte,  molestándose inclusive con lo que haces sin abandonarte en el camino.

La amistad, para consolidarse y crecer, pasa por mucho retos, algunos de ellos verdaderas pruebas de fuego, por ejemplo:

1) A tí te va bien y a él le va mal o viceversa. Se dicen que los verdaderos amigos se conocen en los peores momentos, pero yo creo que no es nada fácil lidiar con los celos o la envidia que se presenta cuando es al otro a quien le va bien.   En cualquier caso requiere de ambas partes mucha madurez y sensibilidad para superar este escollo y salir ileso. Moderar nuestras expresiones de buena fortuna (sin dejar de disfrutarlas), así como alegrarnos por los logros del otro (entendiendo que no tienen porque afectar nuestra autoestima) fortalece en gran medida la amistad.

2) Nuevos amigos/conocidos o pareja. Nuevamente los celos. Nuestros amigos no son nuestra propiedad, sin embargo, queremos que estén con nosotros, que nos ¨prefieran¨ sobre otros y, cuando otra persona aparece, especialmente si es una nueva pareja, la amistad puede resultar lesionada.  Igualmente se requiere madurez y consideración para mantener un equilibrio entre las relaciones que iniciamos y las que tenemos, dando a cada quien el tiempo y lugar que merecen en nuestras vidas.

3) Las fases. Quien no ha tenido un amigo que de repente se dio cuenta que podía hacer o ser algo y se aboca casi por completo a ese tema? Nada fácil verdad?. Respetar y esperar es la clave, eventualmente las aguas vuelven al cauce y, aunque mantenga su aficción, hobbie o actitud, el tiempo, por lo general,  se encarga de moderar y hacer llevadera estas situaciones.

4) La Intervención.  Es quizás una de las pruebas más difíciles pero, parafraseando a Mandela ¨Hay verdades duras que aunque no consigan los aplausos de la gente deben decirse a tiempo¨.  Existe una alta probabilidad que una intervención en un momento determinado pueda conducir al alejamiento, sin embargo, no seríamos verdaderos amigos si no hicieramos cuanto estuviera en nuestras manos por ayudar a entender o alejar del peligro a esa persona que tanto queremos. En ocasiones es necesario buscar ayuda de especialistas para aprender a lidiar con estas situaciones, porque, por lo general, una mujer que está siendo maltratada, un consumo de alcohol que excede lo recomendable, una conducta inadecuada que daña, no resulta fácil de manejar para nadie.

5) Los malos tiempos. No podía faltar por supuesto la prueba que según la mayoría de los autores, nos permite conocer quienes son de verdad nuestros amigos:  los malos tiempos. Un divorcio, la muerte de un ser querido, la mala situación económica, son circunstancias que afectan notablemente a cualquier persona. Saber acompañar, apoyar, orientar o simplemente escuchar, representa una clara muestra de lo importante  que es para nosotros ese amigo.

Sin lugar a dudas existen muchas más situaciones que no están acá reflejadas, sin embargo el denominador común para superarlas es el amor, un amor que se traduce en comprensión, respeto, sensibilidad y lealtad, y eso es exactamente lo que debes brindar al mejor de tus amigos: tú mismo..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s