Crisis

¨Crisis es lo que ocurre cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer¨ Bertolt Brecht

Creo que todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por esta situación, en lo personal, laboral, sentimental o familiar,  y nunca es fácil.

Soltar lo que conocemos, salir de ese espacio que, mejor o peor, consideramos seguros, abandonar un hábito, una conducta, una persona, una imagen con la cual nos hemos identificado requiere esfuerzo personal, voluntad, intención e interés.

En ocasiones, cuando somos nosotros quienes iniciamos el proceso, probablemente lo hacemos con mucho empuje, interés y fortaleza, pero a medida que empiezan a aparecer los conflictos, retrasos y obstáculos comenzamos a dudar respecto a la decisión tomada, nos dejamos llevar por la angustia, el miedo de que no podremos hacerlo y es entonces cuando tomamos una decisión:

  • Abandonamos lo que veniamos haciendo y nos convencemos que esa es la mejor opción, la más segura, la única que podemos manejar. Como resultado nos readaptamos a la situación, elaboramos todo un sistema complejo de razonamientos y proseguimos así hasta que nuevamente se torne insoportable o se suscite un evento que cambie definitivamente el estado de las cosas.
  • Proseguimos con lo iniciado y, eventualmente, encontramos una manera de estar en armonía, o cómodos con los cambios realizados.

En el caso que la crisis se nos presente sin haberla buscado, probablemente procuremos negociar,  mantener lo que tenemos a toda, pero lo mas seguro es que no nos quede otro remedio que aceptar la situación y procurar que sea lo más positiva y conveniente. Si nos quedamos en el “porqué me sucede esto a mi” o “no acepto esto”,  o cualquier otra conducta similar,  solo retrasaremos lo que es inevitable porque no depende de nosotros.

En cualquiera de los casos, bien sea que hallamos promovido la crisis o la tengamos que enfrentar, pasar de un estado a otro, de una situación a otra, implica que debemos dejar atrás lo conocido y mientras más conscientes estemos, más claros seamos con nosotros mismos, la brecha entre los dos extremos será más corta.

A esta brecha se le denomina “Abismo” en planificación y creo que es una palabra muy acertada para definir esa sensación de vértigo, ansiedad y tensión que todos pasamos en cualquier crisis.

Para salir del “Abismo” siempre se procura construir puentes, normalmente elaborados con objetivos, metas y conocimientos nuevos, sin embargo, es obligante para cruzar los puentes cambiar los paradigmas, es decir, los esquemas mentales, emocionales que corresponden a la “vieja situación”,  por nuevas estructuras que nos permitan vivir de manera distinta, y, si lo hacemos bien, posiblemente mucho mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s