Yo Creo

Esta semana y por asuntos de trabajo he tenido la oportunidad de revisar diferentes argumentos y teorías respecto a los líderes exitosos, que los hace exitosos y cómo operan en relación al resto de las personas.

Palabras más, palabras menos, un líder exitoso, no sólo es quien sabe dirigir positiva y eficazmente grupos de trabajo hacia una meta común, sino aquel que sabe inspirar a otros a ser cada vez mejor en todos los aspectos.

Una de las teorías que me llamó la atención es la que plantea Simon Sinek (http://www.startwithwhy.com/) quien refiere que para tener un liderazgo real, efectivo, debemos empezar siempre por responder al ¨¿Por qué?¨.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?  y he acá una diferencia esencial, no se refiere a resultados, es decir, no es el para qué,  sino a aquello que nos mueve desde el alma, de la intuición, desde  ese espacio que no siempre sabemos definir,  a ser y hacer algo, a esa creencia interior que nos guía acerca de lo que somos y lo que podemos llegar a ser y hacer.

Sinek plantea lo que él ha denominado el círculo dorado, conformado por tres niveles que van, desde afuera hacia adentro, de la siguiente manera:  qué, cómo y por qué.

Imagen

Por lo general la gente para comunicarse comienza por el qué, lo que hacemos día a día, luego el cómo y, pocas veces explican el porqué, esto es, su real motivación.

Esta manera de comunicarnos conduce a que pocas personas puedan conectarse con nosotros y, por tanto, no es muy factible que nos apoyen en nuestros propósitos, sean estos un negocio, una relación o idea. Podemos ofrecerles datos, explicaciones, cifras, pero si no logramos explicarles porqué eso que queremos hacer es importante, porqué es más que un proyecto, una idea, una propuesta, difícilmente lograremos que se involucren y  se comprometan con lo que planteamos.

Sinek  lo explica de esta manera en su conferencia en TED (http://youtu.be/7HvYUlH4mkA) ¨si uno mira  un corte transversal del cerebro humano, desde arriba hacia abajo, lo que ve es que el cerebro humano está dividido en tres componentes principales que se correlacionan perfectamente con el círculo de oro. Nuestro nuevo cerebro de Homo Sapiens, nuestro neocórtex, se corresponde con el nivel qué.  El neocórtex es responsable de  todos nuestros pensamientos racionales y analíticos y del lenguaje. Las dos secciones del medio forman nuestro cerebro límbico. Y nuestro cerebro límbico es responsable de nuestros sentimientos como la confianza y la lealtad. También es responsable del comportamiento humano, de la toma de decisiones, y no tiene habilidad para el lenguaje. En otras palabras, cuando nos comunicamos de afuera hacia adentro, la gente puede entender gran cantidad de información complicada,  como características, beneficios, hechos y cifras. Eso no guía el comportamiento. Cuando nos comunicamos de afuera hacia adentro estamos hablando directamente con la parte del cerebro que controla el comportamiento y entonces le permitimos a la gente racionalizarlo con las cosas tangibles que decimos  y hacemos. Aquí se originan las decisiones instintivas.¨

Entonces, para lograr comunicar efectivamente lo que queremos, lo principal es que nosotros entendamos primero porqué lo queremos. Cuando podemos decir, yo creo en esto, yo creo que ésto que planteo es la mejor propuesta, idea, proyecto, lo impregnamos con una pasión, una energía, fe y voluntad que hace que nos movamos en esa dirección y, como electrones en un átomo,  comenzamos a atraer las personas idóneas para hacerlo realidad.

Así pues, es esencial que definamos en qué creemos, en ese porqué que nos guía. En mi caso yo creo que vinimos a este plano a ser felices, y  si no sabemos cómo, debemos aprender.  Creo que somos responsables, independientemente de nuestras circunstancias, de procurar la felicidad. Creo que todos podemos llegar a la felicidad personal, que no tiene porqué ser la que nos han dicho que es sino aquella con la cual nuestra alma vibra  y con la cual alcanzamos la paz, la serenidad y la plenitud. Creo que mientras más personas sean felices el mundo, tal como lo acordamos, cambiará positivamente. ¿Cómo podemos ser felices? cambiando nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros comportamientos,  nuestra forma de comunicarnos y hasta nuestra biología. Tenemos muchas y valiosas herramientas para  lograrlo, y eso es el qué. ¿Qué hago yo para conectar a la gente con la felicidad? Aprendo, enseño, acompaño y vivo en esa idea.

¿Y tú? ¿En qué crees?

Anuncios

2 respuestas a “Yo Creo

  1. Yo creo en que podemos aprender, cada día más y más, estamos dotados para ello y eso es precisamente lo que me gusta vivir y transmitirle a todos lo que me rodean. Me encanta lo que haces y más el Por qué lo haces.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s