La Alquimia del Amor

benedetti¿Por qué las relaciones son tan difíciles? ¡Guao!, a ver, ¿Cómo somos los seres humano? Quizás no exista una mejor respuesta a esa pregunta que, al parecer, está en la mente y el corazón de muchas personas en los últimos tiempos, de hecho, desde siempre.

 
Las relaciones de pareja no son definitivamente mi fuerte, mis experiencias en ese campo son más bien limitadas y probablemente no se puedan considerar exitosas desde la perspectiva de muchos, sin embargo, en los últimos meses me ha tocado aprender y conectar con un gran número de personas que están empezando o terminando relaciones, tratando de mejorarlas o recuperarlas, en fin, viviendo la experiencia de compartir vida con un ¨otro¨ y todo lo que eso representa.

 

Quienes me preguntan esto, por lo general, esperan una receta… tome usted esto, agréguele esto, mezcle así, tome un tiempo y luego ¡voila! Una relación de pareja funcional y genial; pues bien, hasta donde yo sé, eso no funciona así.

 

Algo en común que percibo de quienes están en pareja es que parecer no entienden que las relaciones no son personas, las personas hacen las relaciones, y lo difícil viene dado por el hecho de que como individuos tenemos una relación con nosotros mismos, una relación que está marcada con más preguntas que respuestas (quien soy, a donde voy, qué quiero) donde hay miedos, dudas, máscaras, heridas, patrones mentales, creencias y con este equipaje entramos al ámbito de vida de otra persona que también tiene que lidiar consigo mismo. Entonces, desde nuestra visión de lo queremos construimos mentalmente al otro, y luego, al pasar del tiempo, decimos que esa persona cambió, cuando, por lo general, lo que descubrimos es que lo que está en nuestra mente no coincide con lo que es.

quimica del amorEsto tiene mucho que ver con el proceso en sí del enamoramiento, lo que llaman la química del amor, y, que forma parte de nuestra supervivencia como especie.

Según he leído, en las primeras fases, cuando estamos conociendo y siendo atraídos por otros se genera adrenalina y feromonas que proporcionan un olor especial que hace desear estar con esa persona.

Luego aparece la Fenitelamina, que nos hace sentir extasiados, y que junto con la Dopamina y la Epinefrina y Norepinefrina nos llevan a un estado de descontrol emocional con cambios de humor, pérdida de apetito, sudoración, alteración del sueño, entre otros aspectos. Estas hormonas hacen que nos sintamos vivos. Es cuando nos sentimos realmente enamorados y creemos que hemos hallado a la persona perfecta y queremos estar con ella el mayor tiempo posible.

Posteriormente se genera Serotonina, que nos da una cierta sensación de control de los impulsos, pero es la Oxitocina, la Vasopresina y las Endorfinas quienes terminan por llevar el enamoramiento a otro estadío en el cual queremos permanecer con esa persona de manera más permanente. Es acá, cuando la euforia y la pasión disminuyen cuando realmente comenzamos a precisar los alcances de esta relación.

Este cóctel emocional tiene una duración que va desde 6 meses a dos o tres años, tiempo suficiente para que podamos reencuadrar a la persona dentro de nuestra vida, quitando los excesos que la química del amor genera.

Ahí es cuando realmente empieza el trabajo de construir una relación, en ese momento en el cual la otra persona deja de ser un ideal y se convierte en un ser humano, con defectos insoportables, actitudes que te drenan, pero también con virtudes que puedes apreciar y disfrutar si no persistes en querer que sea lo que no es.

En el libro, Reglas Espirituales de Las Relaciones: Cómo la Kabbalah Puede Ayudar a Tu Alma Gemela a Encontrarte, de Yehuda Berg, se señala

En nuestro mundo actual sucede habitualmente al revés, ¿verdad? Nos conocemos, nos enamoramos y después nos casamos. Contrariamente a lo que cree la mayoría, cuando se trata del funcionamiento de una relación entre almas gemelas, la Biblia tiene razón. El verdadero amor no es la Causa de un matrimonio entre dos personas. El verdadero amor es el Efecto, el resultado neto de muchos años de duro trabajo, de esfuerzo y, lo que es más importante, de transformación espiritual. El verdadero amor es una recompensa que tanto el esposo como la esposa deben ganarse.

El problema actual es que las parejas lo hacen al revés. Se nos ha hecho creer que el amor debe existir desde el inicio del matrimonio, que el amor es la razón para casarse. Y después de algunos meses o quizá años nos rascamos la cabeza preguntándonos por qué perdimos esa emoción, por qué la pasión y la calidez se han disipado en nuestra relación. He aquí el problema: lo que la gente suele llamar amor es, en realidad, necesidad. Hay una gran diferencia entre ambos.

Construir una relación con bases firmes requiere el interés y el compromiso de ambos, no puede ser interés de una sola de las partes. Lo que se pueda lograr, a partir de ahí, dependerá de cómo logren conectar metas, propósitos y valores, entre otros aspectos.

¿Qué tan dispuesto estás para hacer que esa relación funcione y crezca?, ¿Qué estarías dispuesto a ceder y que no?, ¿Qué tanto está el otro dispuesto a aportar a la relación?, ¿Al final del día, esa relación te hace pensar ¨Gracias a Dios por la presencia de esta persona en mi vida?, ¿Qué te aporta?, ¿Qué te resta? , ¿Qué tanto se parece a ti en lo esencial?

Anthony Robbins plantea un ejercicio que me parece muy interesante y, quizás pueda servir para aclarar muchas de esas preguntas. El ejercicio consta de 3 preguntas: 1) ¿Qué quieres en un hombre/mujer?, entiéndase, no en una relación, en un hombre o mujer, 2) ¿Qué no quieres en un hombre/mujer?, nuevamente, en un hombre o mujer no en una relación y 3) ¿Quién tienes que SER para tener al hombre o mujer que quieres?

Como en todo ejercicio que busca una respuesta verdadera  la honestidad con uno mismo es vital en este proceso.

Por otro lado, como me dijo una amiga: ¨Si, entiendo todo eso que me dices, pero el corazón tiene razones que la razón no comprende¨… será entonces lo que haya de ser, ante ese argumento no cabe mucho análisis más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s